+34 91 504 69 49 info@isseimi.es

¿Cuántos tipos de cremas faciales podemos encontrar y cuál es la mejor para mi piel?

¿Cuántos tipos de cremas faciales podemos encontrar y cuál es la mejor para mi piel?

¿Cuántos tipos de cremas faciales podemos encontrar y cuál es la mejor para mi piel?

cremas faciales

Desde que somos adolescentes con los primeros puntos negros y cuidados con el acné nos preocupamos de elegir una crema facial que no estropee nuestro cutis y a la vez que lo mantenga luminoso y cuidado.

Pero la hidratación de la piel es uno de los puntos que más nos preocupan porque deberemos tener cuidado en cada tipo de piel.

¿Qué tipo de piel tengo?

Elegir la crema facial ideal comienza por saber el tipo de piel que tenemos para no sobrecargarla de hidratación. Una vez la piel limpia y seca observaremos con luz natural cómo se comporta nuestra piel para compararlo con lo siguiente:

  • Piel normal – apariencia rosada y aterciopelada. Tras movimientos faciales vuelve a su sitio con rapidez es uniforme y no tiene grasa.
  • Piel seca – es de color blanquecino y se agrieta fácilmente. Tiene alguna que otra arruguilla y se irrita con facilidad.
  • Piel grasa – de aspecto graso sobre todo en zona T es acompañada de puntos negros y mucho brillo.
  • Piel mixta – combinación de las anteriores por zonas del rostro.

Ahora que sabemos el tipo de piel que tenemos podemos elegir el cuidado facial y escoger entre los distintos tipos de cremas faciales.

Tipos de cremas faciales

Isseimi como distribuidor de cosmética natural que tiene a su servicio uno de los mejores Laboratorios cosméticos te aconseja que antes de elegir cualquier crema facial pruebes en el dorso de tu mano una pequeña cantidad para comprobar que no tienes reacciones alérgicas de ninguna clase.

Te indicamos que la fabricación de productos cosméticos no se centra únicamente en un determinado tipo de piel, sino que abarca con sus propiedades naturales dos tipos, es decir, piel mixta a grasa, por ejemplo.

Cremas para Piel normal a mixta – buscaremos una crema facial que nos aporte equilibrio entre la hidratación y la elasticidad de la piel para mantenerla suave. Rica en vitaminas A, C y E buenos reafirmantes.

Tendremos un cuidado especial en las pieles normales a mixtas por su continua exposición a agentes contaminantes que les afectan más que a otro tipo de pieles. Buscaremos una crema facial que libre de aceites que mejore la hidratación en las zonas más conflictivas como mejillas y zona T.

Cremas para Piel mixta a grasa – necesitaremos una crema facial, en gel, que no nos aporte más grasa y que nos hidrate en profundidad, compuesta de agua, ácido hialurónico, vitamina C y E grandes hidratantes.

Son las más gruesas y duras, en ellas la actividad de las glándulas sebáceas es mayor y su tono de piel es algo más apagado que las demás. Utiliza cremas hidratantes ligeras de máxima absorción que no dejen residuos grasos sobre la piel, recomendamos para este uso crema en gel rica en agua, y que absorba el exceso de grasa.

Cremas para Piel seca a muy seca – elegiremos una crema facial que nos aporte toda la hidratación que no generamos por nuestra cuenta, y que sea aplicable de varios usos al día o incluso alternar la crema facial de día con una de noche para mayor hidratación. Compuesta a base de retinol, vitamina A y ácido glicólico para combatir arrugas.

Son las más finas y a la vez frágiles tipo de pieles con las que deberemos tener una limpieza especial y una hidratación extra. Nos concentraremos en buscar un alisador de piel para dejarla perfectamente hidratada 24 horas que además contengan un alto índice de absorción y a ser posible factor de protección solar.

Cremas para Piel opaca y cansada – si notas tu piel fatigada y sin vida aconsejamos elegir una crema facial que aporte luminosidad al rostro sin cargarlo de grasa

Con este tipo de pieles intentaremos sacar toda la luminosidad que se ha ido perdiendo a lo largo del tiempo a través de cremas faciales con camomila y té verde que calma y suaviza el rostro para darle luminosidad. Al ser agradable su textura puedes utilizarlas más de una vez al día o como mezcla con tu maquillaje para realzar este aspecto en tu rostro.

Tipos de cremas según sus usos:

Cremas reafirmantes – tonifican, alisan y regeneran los tejidos de la dermis y epidermis. Por sí solas no hacen mucho, deberás combinarlas con ejercicio y con un control de peso equilibrado para luchar contra la flacidez. Una buena crema reafirmante debe tener ácido hialurónico, centella asiática, algas, colágeno, elastina, té verde, vitaminas A y C y aloe vera, como productos naturales. A la hora de aplicarlas realiza un masaje circular para favorecer su penetración.

Cremas Anticelulíticas – ayudan a eliminar toxinas y reestablecer la circulación de la piel para reducir la inflamación. Una crema anticelulítica efectiva puede reducir enormemente la celulitis, dando a la piel ese aspecto atractivo, suave y sano que solía tener. Usaremos cremas anticelutícas que contengan retinol, L-carnitina y cafeína para que nuestra piel vuelva a ser lo que era.

Cremas Antiestrías – un tratamiento preventivo para asegurarnos de que funcionan, ayudan con altas cantidades de elastina a evitar la ruptura de la piel mediante una hidratación profunda. Las cremas antiestrías suelen estar compuestas de pantenol y centella asiática, dos componentes que nutren y estimulan la producción de colágeno en la piel reforzando su elascticidad, flexibilidad y suavidad. De fácil aplicación y rápida absorción hay que ser constantes en la aplicación en las zonas donde más estrías tengamos y también como modo de prevenirlas.

Cremas exfoliantes – compuestas de micropartículas que limpian la piel y eliminan las células muertas además de hidratar. La epidermis se compone de células en la parte más superficial de nuestra piel. Algunas nacen nuevas y otras mueren, la exfoliación sirve para eliminar células muertas que son barrera protectora, pero se necesita también eliminarlas por la regeneración celular inferior. Este tipo de cremas exfoliantes deberán contener elementos naturales provenientes de ácidos de frutas y extractos muy pequeños para rascar la superficie de la piel cuando frotas en un suave masaje circular.

Cremas Antimanchas – ayudan a disminuir la acumulación de melanina y proteger la piel frente a agentes solares. Suelen producirse por la exposición al sol, la edad, los cambios hormonales y el acné. Estas cremas antimanchas deben contener en su formulación vitamina C y despigmentantes, los tratamientos se deben hacer de 4 semanas en adelante. Hay que diferenciar dos tipos de cremas antimanchas, las que ayudan contra las manchas del sol y otras creman que reducen las imperfecciones de la edad. Tienen muy buenos resultados tanto si tienes la piel seca, grasa o mixta.

 

Desde Isseimi distribuidor de cosmética natural queremos indicarte que además de estos tipos deberemos fijarnos también en otros factores como nuestra edad, el tipo de principios activos que lleve la crema, su finalidad y por supuesto el precio. También hay que destacar que es bueno con el cambio de estación cambiar de crema con otros principios activos para proporcionar a nuestra piel lo que necesita en cada época del año.

A lo largo de los años también cambiamos de cremas faciales debido a nuestro rango de edad, y porque nuestra piel también tiene unas condiciones que van variando en cambios de estación y según las necesidades de nuestra piel. También cambian por el trasladarnos de ciudad y sufren con el estrés.

Author Info

Isseimi Heberfarma

No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR